facebook
Youtube
Google+
Twitter

Calle 134 N.° 7B - 83, Edificio El Bosque - Consultorio 907 Bogotá - Colombia

Paradigma Ortomolecular

Paradigma Ortomolecular

Surgimiento del Paradigma Orthomolecular:

El termino orthomolecular denota la idea principal de una nueva ciencia y arte de curar (Pauling, Linus), cuyo propósito es lograr a través de un medio ambiente molecularmente correcto y una nutrición óptima, el entorno molecular apropiado para todas las células, tejidos, órganos y aparatos del cuerpo humano.

 

Este revolucionario método profiláctico y terapéutico, fue creado con el propósito de fortalecer el estado de salud, prevenir las enfermedades y contrarrestar la decadencia física y mental a que el hombre moderno ha sido sometido por los factores nocivos de la civilización moderna. Su estrategia se dirige a proporcionar a las células del cuerpo humano un aporte óptimo de las sustancias nutritivas naturales, necesarias para la vida, a manera de lograr un aprovisionamiento óptimo de nutrientes, suministrados con sus estructuras químicas originales y correctas, en cantidades, combinaciones y proporciones correctas, de acuerdo a las necesidades individuales de cada persona.

El aporte óptimo de elementos nutritivos es necesario para el sano desarrollo y replicación celular, así como para que las células puedan eliminar con eficiencia las sustancias tóxicas, radicales libres y desechos metabólicos, así como reparar los daños causados y regenerase satisfactoriamente.

Las células han sido diseñadas para trabajar, producir, auto-reparase y reproducirse ininterrumpidamente, siempre y cuando sean abastecidas de las materias primas necesarias para ese fin, elementos entre los cuales se encuentran, los nutrientes energéticos (carbohidratos, lípidos y proteínas), los nutrientes plásticos y estructurales (agua, aminoácidos y lípidos especializados), y los nutrientes con propiedades catalíticas, o auxiliares (vitaminas, vitaminoides, minerales, oligoelementos, coenzimas, enzimas y otros fitoquímicos y nutrientes accesorios), además de otros materiales útiles como las fibras dietarías, prebióticos y prebióticos.

Cuando una persona es alimentada con la “típica dieta moderna” compuesta de productos químicamente confeccionados con ingredientes refinados y aditivos químicos artificiales, el cuerpo deja de recibir los nutrientes en formas, cantidades y proporciones correctas.

Cuando por esta u otras razones, se produce un desabastecimiento de una o de varias sustancias nutritivas esenciales, cuya presencia es indispensable en su configuración química natural, biológicamente activa; o en cantidades, combinaciones y proporciones incorrectas, aunque las células continúen trabajando, lo harán ineficientemente, produciendo proteínas y enzimas defectuosas, lo que originará una progresiva degradación y degeneración de la estructura y la función celular. Al reproducirse en esas condiciones, las células descendientes serán defectuosas y deficientes, por lo que tarde o temprano los tejidos y los órganos de los que forman parte, se enfermaran, y con ello el cuerpo entero.

 

Los radicales libres:

En los procesos metabólicos se producen radicales libres, que son “productos residuales” capaces de dañar las células corporales y el genotipo que contienen.  Otras causas de formación de radicales libres son el tabaquismo, los rayos solares y la contaminación. Para defenderse de los radicales libres dañinos el cuerpo dispone de diversos sistemas antioxidantes. Estos sistemas captan los radicales y de este modo los convierten en inofensivos.

Las vitaminas son capaces de neutralizar directamente a los radicales libres. Es necesario aportarlas, ya que el cuerpo no las puede fabricar por sí mismo. Diversas vitaminas solubles en agua y en lípidos son importantes para la captura de radicales. Por el efecto complementario que tienen estas es conveniente administrarlas conjuntamente. Las vitaminas C y E, así como fitonutrientes secundarios tales como los carotenoides y bioflavonoides, son micronutrientes antioxidantes importantes.

Las enzimas antioxidantes pueden neutralizar los radicales libres. Estas enzimas son formadas por el propio organismo. Sin embargo, para ello es necesario suministrar al organismo en cantidad suficiente oligoelementos tales como el selenio, zinc y cobre, que el cuerpo usa como componentes de los sistemas enzimáticos. Estos oligoelementos se deben aportar al cuerpo mediante la nutrición. [i]

 

Cómo reaccionan las células a los radicales libres:

Por efecto de sustancias nocivas tales como las del tabaco, tóxicos ambientales o también por procesos metabólicos, de las moléculas se desprenden electrones libres, que no son estables y por el contrario la molécula pierde su equilibrio, siendo muy reactiva y se conoce como radicales libres.

Estos radicales tienden a recuperar su equilibrio “robando” electrones de otras moléculas para alcanzar la forma estable. Esta reacción se repite muchas veces generándose una reacción en cadena, que daña muchas células.

Es en este punto donde actúan los antioxidantes ya que desactivan los radicales libres, ya que ceden electrones sin convertirse en moléculas agresivas.

Las células del  cuerpo y su maquinaria bioquímica, tienen por naturaleza, como ya mencionamos, la capacidad de auto regenerarse y auto repararse a sí mismas y de corregir la producción defectuosa de proteínas, siempre y cuando sea restablecido un correcto suministro de materias primas, mediante una alimentación saludable y nutritiva, auxiliada con un suministro extra de nutrientes mediante complementos nutritivos y es en este punto donde la nutrición y las recomendaciones  de nutrición orthomolecular juegan un papel importante.

Author Info

El equipo de Marketing

No Comments

Comments are closed.

Agende su cita

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Asunto

Desea recibir información de parte nuestra?

SiNo

Mensaje